Prima media con prestación definida (RPM) o Régimen de Ahorro Individual con Solidaridad (RAIS).

 

Alfredo Puyana Silva

Asesor Laboral

Profesor Universidad Externado de Colombia

A raíz de la determinación de la Superintendencia Financiera de Colombia (SFC) de obligar a proporcionar a los afiliados una mayor información sobre su futuro pensional por las decisiones que deben tomar antes de llegar a los diez años previos al cumplimiento de la edad exigida en el RPM, porque a partir de ese momento no se puede cambiar el régimen pensional al cual se halla afiliado. La reflexión que debe hacer el afiliado al Sistema General de Pensiones SGP debe comprender las siguientes situaciones:

 

  1. En el RPM, para adquirir el derecho pensional de vejez, el afiliado(a) debe acreditar un mínimo de 1300 semanas cotizadas (corresponde a 26 años) y tener la mujer 57 años de edad y el hombre, 62 años de edad. En el RAIS, sin importar la edad, debe constituir un capital que le permita recibir una mesada igual o superior al 110% del salario mínimo mensual vigente.
  2. Sobre la base de requisitos indicados en el numeral anterior, el afiliado(a) debe analizar antes de cumplir 47 años la mujer y 52 años el hombre las posibilidades de tener una pensión de vejez en cualquiera de los dos regímenes pensionales.
  3. Si se parte de la base que la vida laboral de una persona es de cuarenta (40) años en promedio, qué posibilidades tiene de cotizar durante veintiséis (26) años antes de cumplir con la edad exigida; o qué posibilidades tiene la persona de constituir el capital que le permita adquirir una mesada pensional que le responda a su expectativa monetaria.
  4. La mesada pensional en el RPM representa un deterioro en sus ingresos conforme lo ordena la Ley 797 de 2003 en donde a mayor base de liquidación, menor es el monto de la mesada. El valor máximo de cotización es de 25 SMLMV y si la persona tiene una base de liquidación igual a esa suma, el porcentaje aplicable es del 55% de los 25 SMLMV.
  5. La mesada pensional en el RAIS se condiciona al capital constituido y a la modalidad pensional elegida entre el retiro programado y la renta vitalicia inmediata. El requisito es constituir un capital que le permita recibir una mesada igual o superior al 110% del salario mínimo mensual vigente. Para el año 2016, se calcula que para una pensión mínima que incluya la pensión de sobreviviente y el auxilio funerario, el capital necesario oscila entre ciento sesenta y ciento ochenta millones de pesos.
  6. El afiliado al RPM debe acreditar a los 52 años un mínimo de 800 semanas cotizadas y en los siguientes 10 años, cotizar sin interrupción para agregar 500 semanas y llegar a los 62 años, con 1300 semanas cotizadas. Si es mujer, las 800 semanas debe acreditarlas a los 47 años de edad. y en los siguientes 10 años, cotizar sin interrupción y agregar 500 semanas para llegar a 1300 semanas de cotización.
  7. El afiliado al RAIS a las edades antes indicadas debe conocer la cuantía del capital acumulado y la expectativa de capitalizar por los diez años siguientes. Con base en ese conocimiento, si el capital constituido puede corresponder a la base de cotización no tiene problemas, pero de lo contrario su situación pensional es negativa.
  8. Con frecuencia se publicita que el afiliado al RAIS se pensiona cuando quiera y deja un capital como herencia, es una verdad relativa porque:
  1. En el RAIS, para adquirir el derecho a la pensión de vejez, debe constituir un capital que sirva para pagar la mesada pensional. En la modalidad pensional de retiro programado, el ahorrador programa la fecha a partir de la cual recibe la mesada, si para esa fecha tiene el capital exigido, cumple con su cometido, de la contrario, debe aplazar la fecha para cuando reúna el capital. El mensaje publicitario de pensionarse cuando quiera no es cierto porque está condicionado al capital constituido.
  2. En la modalidad de retiro programado, con base en el capital constituido se calcula el periodo de vida en que recibe la mesada, restándola del capital hasta su agotamiento.
    1. De allí que no puede afirmarse en términos generales que un régimen pensional es mejor que el otro régimen por ser una respuesta para cada persona y entonces, la mujer antes de cumplir 47 años de edad y el hombre, 52 años de edad, debe tener en cuenta varias opciones, antes de decidir en cuál de los dos regímenes va adquirir el derecho pensional:

 

  1. Afiliado al RPM sin opción de llegar a las 1300 semanas de cotización y con un ingreso base de cotización hasta de dos (2) SMLMV y con opción de acreditar 1150 semanas cotizadas a la edad de 57 y 62 años de edad, el RAIS le da la opción de la garantía de pensión mínima regulada en el artículo 65 de la Ley 100 de 1993 y si carece de otros ingresos. Esta garantía no prevista en el RPM.
  2. Afiliado al RAIS y sin expectativa de capitalización para una pensión adecuada a la base de cotización y sí con una expectativa de acreditar 1300 semanas a los 57 o 62 años de edad, y un promedio de cotización superior a dos (2) SMLMV, ($1.378.910.- en 2016), debe estar en RPM y una prestación definida de por ejemplo,

Sigue leyendo

Vacaciones servidor público

DAFP. Concepto 17931 de 2016. “Cuando a un funcionario le compensan en dinero las vacaciones por necesidades del servicio o por haber quedado retirado del servicio sin el reconocimiento de las vacaciones causadas, estas se deben liquidar y pagar computando los mismos quince días hábiles que el empleado hubiera podido disfrutar en tiempo… de lo contrario el empleado público estaría en notable desigualdad frente a los que disfrutan el descanso de los 15 días hábiles de vacaciones”. Disponible en http://www.funcionpublica.gov.co/sisjur/home/Norma1.jsp?i=68292

Ley 1788 de 2016

Ley 1788 de 2016 “Por medio del cual se garantiza el acceso en condiciones de universalidad al derecho prestacional de pago de prima de servicios para los trabajadores y las trabajadoras domésticos”. Ahora los empleados y empleadas del servicio doméstico tienen derecho a prima de servicios, 15 días en junio y 15 días en diciembre y proporcionalmente si no trabajan durante todo el semestre.

El camino hacia la igualdad

Por Jorge Mario Benítez Pinedo,Abogado y Especialista en Derecho Laboral y Relaciones Industriales de la Universidad Externado de Colombia. Magister en Derecho de la empresa y de los negocios de la Universitat de Barcelona y Doctor en Derecho y Ciencias Políticas de la misma universidad.

Aunque aún queda un largo camino por recorrer, el avance en la efectividad de los derechos fundamentales de diversos grupos poblacionales tradicionalmente discriminados ha sido posible gracias a la intervención de la Corte Constitucional.

A finales de la semana pasada diversos medios de comunicación difundieron la noticia acerca de la protección que otorgó la Corte Constitucional a un ciudadano, miembro de la comunidad LGBTI, que fue objeto de discriminación por parte del personal de vigilancia de un centro comercial en la ciudad de Barranquilla[1]. Esta noticia se suma a otras tantas que en los últimos meses han dado cuenta de los avances en materia de igualdad y no discriminación a la población LGBTI de la mano de la Corte Constitucional, entre ellas, el matrimonio y la adopción por parte de parejas del mismo sexo.

También han sido múltiples las sentencias de la Corte Constitucional tutelando los derechos de la población negra frente a actos de discriminación cometidos en lugares abiertos al público e incluso en dependencias oficiales. Famoso fue el caso de las dos hermanas en la ciudad de Cartagena a quienes negaron el ingreso a una reconocida discoteca de la ciudad por su color de piel, o el de la mujer a quien le fue negado el ingreso al edificio del Icetex en la ciudad de Medellín, teniendo también como motivación el hecho de que la mujer era de raza negra.

A pesar de los avances que ha significado la jurisprudencia de la Corte Constitucional en esta materia, lejos estamos de convertirnos en una sociedad más justa e incluyente, libre de prejuicios y donde a las personas se les trate acorde con su dignidad como tal. Episodios como los descritos anteriormente se siguen repitiendo a diario a pesar de los pronunciamientos de la Corte: miembros de una familia de raza negra a quienes les niegan el ingreso en un famoso restaurante ubicado en un exclusivo sector de la ciudad de Bogotá; una mujer negra a quien tampoco le permiten el ingreso en un reconocido bar de Bogotá cuyos dueños, además, tenían antecedentes de discriminación en otros bares de la ciudad de los cuáles eran propietarios; una pareja de jóvenes que fueron agredidos físicamente por la policía en la ciudad de Cartagena por su orientación sexual y cuya vivienda fue allanada de forma ilegal; parejas del mismo sexo que son expulsadas de centros comerciales en Bogotá o Cali por darse muestras de afecto en público. Sigue leyendo

25 años después de la Constitución de 1991, ¿cree usted que Colombia es un mejor país?

por Luisa Fernanda Rodríguez Rodríguez, abogada de la Universidad Externado de Colombia, profesora del Departamento de Derecho Laboral.

Esta fue la pregunta que formuló Noticias RCN en sus emisiones del pasado 5 y 6 de julio, por 24 horas estuvieron abiertas las votaciones en línea, para mí la respuesta era obvia: SI.  Sin embargo y a pesar de mis predicciones el 6 de julio observé como 1821personas votaron por el NO y tan solo 365 votaron por él SI[1].  Las razones por las cuales no se obtuvo una mejor votación por el SI pueden ser muchas, pero esto me llevó a reflexionar sobre lo que ha sido mi vida como abogada laboralista en el marco de la Constitución de 1991 y a la vez pensar en aquellos que tuvieron que ejercer el derecho del trabajo antes de la Carta actual.

Cursé mi pregrado en vigencia de esta constitución por lo cual me siento inmensamente afortunada, como laboralista me cuesta imaginar el derecho laboral colombiano sin los extraordinarios aportes de la Constitución de 1991. Sigue leyendo